jueves, 21 de junio de 2018

Dos despedidas


Me dueles en el aire,
en el suspiro entrecortado
que susurra mi garganta
y disgrega mi pecho.

Dueles con cada pensamiento
desgarrando el delicado equilibrio
y solventando el desastre contenido.
Me rebasas y tocas mi esencia
cual huracán dejando destrozos a tu paso.

Aceptar y vivir
sería lo más correcto,
solo yo me lamentaría
pero, ¿Por cuánto?

Destruirte a mi paso
como lo haces ahora,
una respuesta inaceptable
para mi.

Olvidarte y continuar
Malherido y desesperanzado
Es la respuesta que
grita  mi demencia.

Así llorando mi perdida,
llorare tu partida
sin tener que destruirme
en el proceso de perderte,
Pues perdida ya estoy
antes de  conocerte
antes siquiera de vivir
ya estaba dilapidada.
Y mi destrucción se postergara
Media década más
Como un simple susurro
Que se pierde en el viento
en su propio tiempo y lugar.