viernes, 21 de junio de 2013

LITERATURA HEBREA PARTE II




El angel caido
En las religiones judía, cristiana e islámica, un ángel caído es un ángel que ha sido expulsado del cielo por desobedecer o  revelarse contra Dios. Según las leyendas hubo una primera guerra en el cielo, producto de la cual los ángeles
que atentaron contra el poder o mandato divino fueron desterrados al inframundo. En la iconografía cristiana al principio se representa al demonio alado, sin embargo en posteriores representaciones se le pintan unas alas de murciélago desplegadas, lo que simboliza al igual que el
murciélago que su reino es nocturno y la noche se opone al día en su valor de luminosidad. Luz = verdad ; oscuridad =  inframundo.

El Cantar de los Cantares

Es el único libro cuyo tema principal es el amor erótico, la ortodoxia judía y cristiana en cambio  interpretó el texto como una alegoría del amor de Yahvé por Israel o el amor de Dios por la Iglesia. Se ha dicho que la autora es una mujer de color que afirma que su negritud es hermosa.
Otros estudiosos sugieren que el autor real es un hombre que ha dado una voz poética femenina. Es un hecho la contribución oral de las mujeres a la poesía y a los cantos desde sus orígenes folclóricos, pero no puede saberse porque en el texto hebreo original no hay indicación de los sujetos que hablan, de ahí a que se piense también que los versos sean homoeróticos.
La fecha tardía de los cantares (300 - 200 a.C.) apoya la hipótesis de que después de Alejandro Magno es evidente la influencia en Palestina del impacto de la cultura griega.

 Los enamorados juegan papeles variados: de princesa y rey, de campesino y pastor, además de referencias “la amada, el amado, los amigos”. Además del énfasis en la bondad y el placer del amor sexual humano, cantares desciende de la libertad y el gran poder del amor como expresión de Dios, se integran así el amor erótico, la espiritualidad, si dios es amor y al amor humano viene de Dios es lógico pensar que la sexualidad humana no es algo sucio o pecaminoso ni el cuerpo es inferior al espíritu. Se dan juegos poéticos de intercambios de papeles, unas veces sugiere un cambiante campesino, aldeano, y otras un contexto urbano o real. Nos ofrece sabiduría y nos trae la paz de la experiencia erótica, pero no pretende dar leyes además la Sulamita no es una doncella tradicional pasiva y velada sino una mujer consciente del acto erótico como algo bueno para el crecimiento personal, la maduración. Aparece la madre de Sulamita, al parecer soltera o viuda, de su amante concibió y dio a luz bajo un manzano, se menciona una tercera madre, la de Salomón que lo coronó el día de su boda, esta presencia de las madres podría ser referencia a una sociedad matriarcal edénica, anterior al patriarcado opresor posterior. En cantares son las madres las que transmiten las tradiciones del amor (de ahí su modernidad y pervivencia de este cantar). El amante se dirige a Sulamita como novia o hermana, ella le llama a él mi amado. El libro celebra el erotismo con imágenes de la naturaleza, plantas, productos exóticos, animales, gacelas, etc. Hay unos amigos posiblemente pastores que se acercan a escuchar la voz de Sulamita. Se celebra el amor en un jardín donde la llama de Yahvé quema con un poder eterno pues el más grande de todos es el amor. Los poemas de cantares no pretenden dar al lector una nueva ley o ética sobre el amor sino ofrecer una sabiduría para llegar a la paz (shalom), el bienestar total y la vida abundante a través del amor y
la unión íntima de los amantes.
 
Comentario critico “Cantar de los Cantares”

El cantar de los cantares es un epitalamio ya que trata de un cantar de boda donde los contrayentes  se lisonjean mutuamente, ambos se declaran su amor ensalzando sus rasgos físicos. En esta época tan temprana el aprecio por el intelecto estaba difuminado. El verso dos es una reiteración.
El amor se compara al vino porque embriaga los sentidos y por su deleite. En la estrofa 4º aparece con un valor alegórico el personaje colectivo “el coro”, esta intervención era más propia del teatro donde una serie de personajes se hacían eco de lo que acontecía a los protagonistas. En este texto su función es corear el dulce himeneo, su función es alabar la decisión de los contrayentes, ensalzando la pureza del amor y el consiguiente encuentro sexual.
Desde la estrofa 5º a la 6º interviene el personaje de la esposa. Lo primero que nos cuenta son sus rasgos físicos, justifica su belleza pese a ser morena (de lo cual deducimos que en Palestina el patrón de belleza rubia y piel blanca era sobreestimada por su singularidad frente a la mayoría de mujeres orientales que tenían rasgos más oscuros). A continuación ilustra su linaje, su procedencia y origen. Acaba su intervención indicándonos su capacidad de sacrificio (ha trabajado en el campo y ha ayudado a los pastores a guardar sus rebaños).
Desde la estrofa 8º hasta la 11º, aparece el personaje del esposo, bajo la metáfora de pastor se presenta como un amante solícito que piropea a su amada ensalzando a alegando al color de sus mejillas, la gracia de su cuello y el pelo ondulado que le tapa parte de la cara. Sugiere que gracias a la unión a ella no le faltará de nada.
Desde la estrofa 12º hasta la 17º hay un diálogo entre los contrayentes, empiezan a sugerir elementos eróticos. La palabra nardo, aparte de flor apreciada por su aroma, para algunos poetas también sugiere el órgano genital femenino. La mirra, como elemento valioso, descansa entre sus pechos. No debemos olvidar que tres dones entregan los reyes magos al niño Jesús: oro, incienso y mirra, por lo tanto esta era muy apreciada, y cuando se regalaba indicaba la alta estima hacia la persona a la cual se ofrendaba.
En la estrofa 15º, la metáfora “tus ojos son palomas”, alude a la candidez, la pureza y el arroyo en la mirada. Es un elemento de recurrencia textual al comparar rasgos físicos de la amada con otros de los animales o aves que destacan por su singularidad o belleza.
Todo el cantar está plagado de exclamaciones, para enfatizar la nobleza de sentimientos que embarga a los amantes.

Ej: Estrofa 2 “béseme con besos de sus boca”
Estrofa 4 “llévanos tras de ti, corramos”
Estrofa 8 “oh, la más hermosa de las mujeres”
Aparte de exclamaciones el fragmento es rico en metáforas, comparaciones a nivel semántico.
Ej: “Tus ojos son palomas” (5), “es mi amado para mí, racimito de alheña” (14), “es mi amado para mí, bolsita de mirra” (13). A nivel sintáctico aparte de los hipérbatos (“es tu nombre ungüento derramado”), es frecuente el uso del asíndeton, es decir, la ausencia de nexos para imprimir al texto mayor agilidad narrativa y viveza en el diálogo producido, lo que sirve para exaltar la pasión amorosa, tan creciente que existe entre los amados.
El canto 3º es un sueño donde la amada angustiada a sufrido la pesadilla de perder al amado, desazonada pregunta a todo el mundo si lo han visto, su finalidad es atraparlo y llevarlo al cobijo del hogar. La alcoba simboliza dos cosas, lugar de descanso o de encuentro para el placer erótico. El amado, no obstante, es consciente de esta pesadilla aunque no le concede mayor importancia.
El canto 4º abre con el personaje colectivo el coro. Su función aparte de musical servía de introducción al diálogo que posteriormente van a mantener los esposos. La estrofa 6º comienza con una catáfora “aquello”, referido a la litera de Salomón y a 60 valientes que la rodean. En la estrofa 7º y 8º el uso de los pronombres indefinidos tienen un valor anafórico, se refiere también a los 60 valientes, por lo tanto podemos decir que el cantar o parte del coro tiene dos núcleos textuales.
1) La presentación de Salomón como rey
2) La riqueza y ornado de su corona.
En este fragmento aparecen los tres materiales más apreciados dentro de la cultura bíblica: oro, incienso y mirra. Todo ello va remarcado con otros materiales nobles: cedro de Libano, asiento de púrpura y columnas de plata. La borda de los esposos se compara con una boda real. Después de esta serie de metáforas interviene el esposo. Alaba mediante exclamación la hermosura de su amada. A partir de la estrofa 1 a 6 se utiliza se utiliza el tópico literario “descriptio puellae” con un sentido vertical, se empieza la descripción con la metáfora “ojos igual a palomas”, los cabellos profusos y abundantes, los lleva despeinados, los lleva sueltos, desordenados y le caen por la espalda y el pecho, sus dientes son de una pureza blanquecina, sus labios rojos de un color intenso, su voz melodiosa (hablar suave, sinestesia), las mejillas arrebolados, dejando entrever su juventud por el fuerte destello que destilan a través del velo, su  cuello es alargado y permite lucir un collar de monedas que simboliza la parte de la riqueza, la fertilidad después del matrimonio, sus pechos son enhiestos, recuerdan a las azucenas por su blancura. Después de la descripción se compara los sentimientos amorosos, que embargan al amado ante la contemplación de tan bella mujer. A parte de los rasgos físicos, se ensalza también su pureza moral; su corazón es tierno, sus sentimientos puros como el vino dulce; de su boca se destila miel que junto a la leche forma parte de los alimentos predilectos hebreos; su honradez es como la de un jardín cerrado, nadie puede acceder a ella; sus atributos están comparados con los frutos más apetitosos, las granadas, frutales exquisitos y el aroma que despide su cuerpo con las flores y especies más agradables: alheñas, nardos, azafrán, canela, mirra y aloe.
Termina el cantar con el amanecer del día, la esposa desea que llegue un nuevo día para disfrutar de su amado. Finalmente el esposo cierra el cantar, animando a todos sus amigos para que disfruten con él de tan bello himeneo.

0 comentarios: