viernes, 19 de abril de 2013

LITERATURA HEBREA PARTE I



“ Y o soy el Eterno, tu Dios, quien te saca de la Tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud ”



Genesis

 El término génesis procede del griego (significa nacimiento, creación) y del término “bereshit” (el principio). El es el 1º libro de la Torá, la Ley o Pentateuco, y del Tanaj conocida por los cristianos como antiguo testamento.
En el génesis se relata el origen del mundo, el género humano y el pueblo judío. Relata la creación del mundo como obra de Dios, el relato de Adán y Eva en el huerto del Edén, la caída de ambos en desgracia (serpiente), por comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. La historia de sus dos primeros hijos, Caín y Abel, la aparición de tribus y razas y el desarrollo de los pueblos, la historia de la Torre de Babel, la narración del diluvio anunciado a Noé, producto de tanta maldad y corrupción humana, la reconciliación de Dios con el Hombre en su alianza, el arca de Noé. Posteriormente el génesis continua con la historia del pueblo judío: los patriarcas y matriarcas. Se habla de Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, de Jacob y sus esposas Raquel y Lia. Prosigue con los 12 hijos de Jacob y el nacimiento de las 12 tribus de Israel. Continua con el relato de José, el exilio del pueblo hebreo en Egipto y su esclavitud.

Los once primeros capítulos del génesis merecen ser considerados aparte del resto, describe de forma popular el origen y la creación del mundo, a veces reñida y otros coherentes con el conocimiento científico. Narra correctamente la descendencia de toda la humanidad de una sola mujer Eva, a la que los científicos llaman “Eva africana”. Existe cierta contradicción entre la historia de la creación del mundo (primer capítulo del génesis) y la historia de la creación del hombre en el huerto del Edén (segundo capítulo), que dio origen a la leyenda de Lilith.

En el primer capítulo Dios crea primero a los animales y después al hombre y la mujer a su imagen, sin establecer prioridad entre ellos, pero en el segundo, en la creación del Edén, Dios crea primero a Adán y luego a los animales y finalmente a Eva de una costilla de Adán.
Otras interpretaciones dicen que si el hombre del primer capítulo fuera un ser andrógino y no un hombre y un mujer separados, se trata de dos versiones de un mismo suceso, en dos relatos distintos que luego fueron unidos en uno solo.


El jardin del Eden


El Edén es el lugar donde Dios habría puesto al hombre después de crearlo, a partir del polvo de la tierra. Se suelen usar como sinónimos edén y paraíso, pero hay diferencias: Edén es una palabra de origen akkadiano, hace referencia a un lugar puro y natural; paraíso se refiere originalmente a un bello y extenso jardín.

Edén se refiere más bien a una región geográfica, mientras que paraíso sería un huerto o jardín situado en la parte oriental del Edén.

El jardín estaría situado en el oriente medio, se dice que de él salía un río dividido en cuatro: el río Prisón, el Gihoú, el Tigris y el Eúfrates.
En el jardín del Edén Dios habría colocado dos árboles: el árbol de la ciencia, del bien y del mal y el árbol de la vida, allí situó a Adán y a Eva. El jardín del paraíso es imagen arquetípica de la eternidad, lugar de inocencia primigenia, una especie de edad dorada del hombre hasta que es expulsado. Dos grandes escritores contemporáneos hablan en sus obras de la expulsión del paraíso: primero John Milton, su obra “el paraíso perdido” y Vicente Aleixandre “Sombras del paraíso”, y en concreto en su poema “criatura en la aurora”. A pesar de que las sagradas escrituras hablan de dos árboles, la iconografía cristiana representa uno sólo como síntesis de ambos. La imagen del árbol en el centro del huerto evoca la imagen del eje cósmico y un elemento de relación entre el mundo humano y el divino, de la vida y la muerte.


Paraiso

 La palabra paraíso procede del persa “paindaeza” (cercado), nuestro concepto del paraíso como “cielo” se debe al griego “paradeisos” y en latín “paradisus” (algo placentero), originalmente el paraíso es el vergel donde dios coloca a Adán y Eva en el Edén. En el nuevo testamento se llama así al tercer cielo, al que San Pablo es conducido en éxtasis, también la moramorada eterna donde vivirán los justos. En diversas culturas el paraíso es asociado al contacto con la naturaleza, como una tierra de caza eterna, como los campos Elíseos griegos (simboliza el reino de Hades). En literatura la imagen del paraíso se seculariza con el tópico “locus amoenus”. El tema del paraíso perdido en Milton: “ No hay más paraísos que los perdidos”.

Baudeliere, poeta maldito, en el siglo XIX crea los paraísos artificiales (estados alterados de consciencia, se provocaba por el cannabis, el opio y laúdano). El paraíso se relaciona también con el “Valhala” indio.

Adan 
En la mitología judeo-cristiana Adán es el primer hombre creado por Dios sobre la tierra, según la narración bíblica, Adán fue creado del polvo de la tierra a semejanza de Dios. De una costilla de Adán creó a una mujer, Eva. Ambos recibieron el mandado de fructificar y multiplicarse, poblar la tierra y gobernar. Dios los puso en el huerto del Edén prohibiéndoles comer del árbol del conocimiento, del bien y del mal para no morir, pero la serpiente engañó a Eva, pues era un árbol codiciable para alcanzar la sabiduría. Como consecuencia fueron expulsados del Edén, obligado él a trabajar y ella a expulsar sangre en cada parto y menstruación. La narración continúa con la vida de Adán y Eva fuera del paraíso, tuvieron hijos: Caín, Abel y Set. La iconografía recurre de manera habitual a las leyendas, en épocas paleo-cristianas Adán es imberbe pero a partir de la Edad Media se le representa también con barba. A menudo se le representa con un pedestal o una una montaña, también con el micro-cosmos que reina en los siete planeas. Cuando Adán aparece como símbolo viene a significar hombre primordial. Adán viene del hebreo “Adama”, que significa tierra.

Eva 
¿Primera mujer creada por Dios? Según la narración bíblica fue creada por Dios en el huerto del Edén como ayuda para Adán, a partir de una costilla de éste.
Su nombre en hebreo significa madre de los vivientes o dadora de vida. Engañada por la serpiente como del árbol prohibido. Dios la castigó con embarazos y partos dolorosos, además ambos morirían, según la mitología judía se piensa que Eva no fue la primera mujer sino Lilith. 






Lilith
Según la mitología judía fue la primera mujer de Adán. Se le concibe como un demonio que raptaba a los niños de sus cunas, madre de los súcubos, se le representa a una mujer hermosa con el pelo largo y rizado, pelirroja y a veces alada. Hay conexión entre Lilith e Inama, la diosa sumeria de la guerra y el placer sexual, también con el mito griego de Lamia, reina que mantuvo amores con Zeus, Hera robó sus hijos y ella se vengó robando los de otras mujeres. Su nombre original es Lilitv, que procede de la palabra “Lili” que significa viento, aire, espíritu. Al traducirse al hebreo significó noche. Aparece en la Biblia, en el Isaías. El origen de la leyenda hebrea de Lilith como primera mujer de Adán viene de una reinterpretación del génesis rabba (siglo V en Palestina).  

Dios creó a Adán y dispuso que el diera nombre a animales y seres vivientes, cuando desfilaron ante él en parejas de macho y hembra, Adán tuvo celos de su amor y aunque copuló con todas las hembras de todas las especies animales no encontró satisfacción y regó a Dios una compañera. Según el Yalqut Reuboni, comentarios cabalísticos del pentateuco, Dios formó a Lilith pero en vez de polvo usó excrementos, de la unión con esta mujer-demonio nació otra parecida llamada Noamá e innumerables demonios. Adán y Lilith nunca hallaron armonía juntos, cuando él deseaba tener relaciones con ella Lilith se ofendía porque no quería estar abajo, pero Adán trató de obligarla. Lilith encolerizada pronunció el nombre mágico de Dios, se elevó por los aires y desapareció. Salió del Edén y llegó al mar Rojo (hogar de demonios), allí se entregó a la lujuria con ellos y dio a luz a los Lilim, seres cubiertos de pelos. Tres ángeles fueron a buscarla, ella se negó a volver y le mataron cien hijos al día, desde entonces las leyendas judías medievales dicen que Lilith mata a todo niño menor de ocho años, de ahí la costumbre judía de poner un amuleto alrededor del cuello del niño, con el nombre de tres ángeles. Otras leyendas cuentan que Dios creó a Adán y a Lilith como un andrógino unidos por la espalda, más tarde los separó y pasaron los hechos contados. Otra cuenta que entre Lilith y Eva hubo otra mujer, pero Dios la creó ante los ojos de Adán y de dentro hacia fuera: huesos, vasos sanguíneos, músculos, piel, cuando la mujer se completó Adán no podía mirarla como mujer sino como una masa de sangre y vísceras, Dios la destruyó y creó a Eva.

Se encuentra cierta semejanza entre Lilith y las Xanas asturianas y las Lamias vascas, son una especie de hadas, ninfas o criaturas de la naturaleza. Habitan en cuevas, montañas, manantiales, fuentes, aparecen alisando su largo cabello con peines de oro que tienen la forma de la media luna árabe, también con las andinas o nereidas, se les representa con la parte del cuerpo de pez o serpiente marina. Se la relaciona con Hécate, provocadora de pesadillas, portadora de terrores nocturnos, hechicera o reina del inframundo, los vivos son los que van al cielo.
Más cercano a la mitología actual, es considerada como la primera vampiresa y admirada por la subcultura goth y el vampirismo. La figura y leyenda de Lilith por su rebelión contra Adán ha llevado a las feministas más radicales o anarquistas a ubicarla como símbolo de liberación sexual y de lucha contra el patriarcal. Lilith (madre terrible, enemiga de los muertos) se contrapone a Eva (dadora de vida, madre de todas las cosas).


Arboles del Genesis 

Son dos árboles míticos y alegóricos: el árbol del conocimiento del bien y del mal; el árbol de la vida.
El primero da la sabiduría para distinguir entre el bien y el mal. El segundo daba la vida eterna. Se encuentran plantados en el jardín del Edén, del árbol del conocimiento Adán y Eva tenían prohibido comer, esto se explica porque Dios había visto que el ser humano era responsable de sus actos y se recordaba con la prohibición la soberanía de Dios y la obligación de guardar sus propios límites. Por influencia de la serpiente comieron de él porque ansiaban ser como Dios, pagaron el precio de la muerte, el pecado y la autodestrucción ética. Dios puso querubines al oriente del huerto del Edén y una espada ardiente para impedir que Adán o el hombre en general pudiera acceder al paraíso y comer del árbol de la vida que les abría de nuevo la vida eterna. El árbol del conocimiento se ubicaba en un lado del paraíso donde abundaban árboles grandes y numerosos, destaca uno por bello y magnífico, es descrito tan alto como un abeto, con hojas de algarrobo, el fruto es como un racimo de uvas y con exquisita fragancia, ese árbol se llamaba Eroc. El árbol de la vida supera a los demás en altura y está rodeado por otros árboles aromáticos, sus hojas,
flores y madera no se secan nunca y su fruto se parece a los dátiles, de ese árbol de la vida probarán los elegidos, los justos y los humildes.
En el Apocalipsis se dice que produce doce frutos, dando cada mes un fruto distinto. La manzana aparece en la iconografía como la tentación pero en el génesis no se especifica qué fruto es. En la iconografía cristiana unieron ambos en un sólo árbol (árbol = cruz de Jesús), éste árbol estaba en el centro de un jardín laberíntico circular, después pasó a la alegoría de los jardines de amor medievales. En árbol del jardín de los alquimistas se representa con la mandrágora, el jardín de los filósofos se caracterizaba por cultivar el conocimiento. 




Ave Fenix
El ave fénix es un ave mitológica del tamaño de un águila, de plumaje rojo anaranjado y amarillo incandescente, de fuerte ico y garras, Según los mitos se ubicaba en oriente medio, en la India o norte de África. Cuenta la leyenda que el fénix vivía en el jardín del paraíso, anidaba en un rosal cuando Adán y Eva fueron expulsados, de la espalda del ángel que los desterró saltó una chispa y prendió el nido quemándose este y el fénix, como Dios se apiadó de él, se le concedieron ciertos dones. El más destacado, la inmortalidad a través de la capacidad de revivir de sus cenizas, cuando le llegaba la hora de morir se hacía un nido con maderas e hierbas aromáticas, lo exponía a los rayos del Sol para que ardiera y en sus llamas ardía, al reducirse a cenizas resurgía de nuevo (a veces en un huevo) siendo siempre el mismo, esto ocurría cada 500 años. Según el mito se le añaden otros dones como que sus lágrimas sean curativas. Según Cirlot en la tradición turca, se le conoce con el nombre de Kerkés y los persas Simorghit. Suele simbolizar la periódica destrucción y recreación, en un sentido psicológico todos poseemos en nuestro ser un fénix que
nos permite sobrevivir y vencer cada una de las muertes, ya sean cambios o circunstancias adversas.

En China el fénix es el emperador de las aves y simboliza el Sol, el principio femenino del Ying. En Egipto al igual que en Grecia era una especie de semi-dios (el astro sol que muerte por la noche y resurge por el día). En el occidente cristiano significa el triunfo de la vida eterna sobre la muerte. En alquimia corresponde al color rojo, a la regeneración de la vida universal, la purificación por el fuego y la finalización de la obra. En la iconografía cristiana el fénix representa la resurrección y a Jesucristo.


El mito del androgino

Rebis: Procede de los términos latinos “res” y “bis”. El rebis alquímico es una personificación alegórica del equilibrio entre atributos femeninos y masculinos. Representa el dualismo universal, la unidad de los contrarios y la conquista de la personalidad plenamente integrada. Según el relato de Aristófanes en El Banquete de Platón, un tercio de la humanidad de antaño estaba formada por seres andróginos completos, que poseían no sólo los dos sexos sino también sus capacidades, estos antepasados tendría forma de esfera, esta esfera remite a la idea de huevo cósmico primordial, presente en muchas religiones y mitologías. Esa redondez les contenía nas cualidades superiores, gran fuerza y vigor duplicados que terminarían por convertirlos en unos seres temerarios, insolentes. El castigo que Zeus les inflige es una catástrofe, cada mitad es separada y trata en vano de emparejarse de nuevo con la otra (metáfora de la tragedia del ser humano). Platón parece haber estado influido por la tradición órfica, creencias babilónicas y teorías de Hipócrates. Esa búsqueda de la otra mitad explicaría el origen de la atracción sexual. El amor sería una conducta nostálgica por volver al estado de plenitud de la androginia, el deseo de ser o estar en la otra persona sería el deseo de la reconstrucción de la unidad primordial. El sexo sería el recuerdo de la carencia primera. En muchos monumentos egipcios aparecen divinidades hermafroditas. El andrógino se haya prácticamente en todas las religiones y mitos arcaicos. La Gioconda sería una encarnación del hombre universal, referencia de la totalidad y perfección. Duchamp y los surrealistas buscan ese estado de plenitud. Bretón, Elvard y Aragón se basan en esta concepción del mito del andrógino para sacralizar a la mujer, la mujer adquiere facultades cósmicas, es mediadora entre el mundo y el hombre.


La torre de Babel 

Es una constricción de tipo zigurat. Según el génesis los hombres pretendía con la torre alcanzar el cielo, Dios para evitar la empresa hizo que los constructores hablaran en diferentes lenguas y reinó la confusión y se dispersaron. Todos los hombres hablaban con una misma lengua, se dirigieron a oriente y se asentaron
el una llanura de Senaar, decidieron edificar una gran torre cuya cúspide tocase el cielo, usaron ladrillos en vea de piedras y betún en lugar de argamasa, quería evitar así estar dispersos por la tierra y alcanzar el cielo. Dios se enfureció, dispersó la lengua única en varia, los hombres no se entendieron y se separaron. Los arqueólogos han intentado ubicar esta construcción, para unos estaría en la actual Irak, al oeste de Bagdad,
otros cerca de la antigua Babilonia. La torre simboliza la ascensión. En la Edad Media torres y campanarios tenían una clara función estratégica pero también significaban la escala entre el cielo y la tierra y por su aspecto cerrado representará a la virgen, también analogía torre-hombre por su verticalidad, las ventanas del último piso simbolizan los ojos y el pensamiento, de ahí que la torre de Babel simbolice la empresa destinada al fracaso o al extravío mental. En el tarot arcano XVI expresa la catástrofe en forma de torre herida por el rayo, el peligro de un exceso de seguridad en sí misma y el orgullo.


Angeles y demonios

Un ángel es un ser etéreo presente en muchas religiones, cuyos deberes son el asistir y servir a Dios, actúan como mensajeros (según las tres religiones monoteístas). Los israelitas vivían rodeados de otros pueblos de tradición politeísta y esto ejerció influencia sobre su religión. Tendencia a establecer una corte celestial.
Por influencia mesopotámica se representan con alas, prevalece la concepción maniqueísta, bien frente al mal, ángeles frente a ángeles caídos, servidores del bien frente a servidores del mal. Su calidad de mensajero se relaciona por la presencia de las alas, papel de intermediarios, se mueven entren lo divino y lo humano. Guarda relación con Hermes/Mercurio. En realidad serían espíritus invisibles, rayos de luz que se materializan en seres humanos, animales y objetos.
Anunciadores o mensajeros:

Persas: un ángel rebeló la verdad a Zoroastro.
Judaísmo: Gabriel a Abraham.
Cristianismo: Gabriel a la virgen María.
Islam: Gabriel a Mahoma.

Según los teólogos cristianos de la Edad Media, los ángeles están organizados en varios órdenes o coros angelicales. La clasificación más conocida de la jerarquía de los ángeles se debe a un autor desconocido al que se llama Dionisio Areopagita o Seudodionisio. Este teólogo había vivido entre los siglos IV y V d.C. en Grecia y su teoría se encuentra en su libro La Jerarquía Celeste.

Los ángeles se dividen en tres grupos:

1 Formado por serafines, querubines y tronos.
2 Formado por dominaciones, virtudes y poderes.
3 Principados arcángeles y ángeles.

Los serafines rodean el trono de Dios, son de color rojo y su atributo es el fuego. Los querubines simbolizan la sabiduría divina y son de color azul y oro. Los tronos representan la justicia divina, llevan toga y bastón de mando.
El segundo grupo es responsable de elementos naturales y de los cuerpos cele stes, los dominos y poderes llevan corona y cetro. Las virtudes se refieren a la pasión de Cristo y llevan flores a María.
El tercer grupo es el que tiene contacto con la humanidad, los principados protegen las naciones, los arcángeles son los mensajeros de Dios y los ángeles protegen al hombre (en la Edad Media serán los guerreros de Dios).

La iglesia católica en el concilio del 745 en Roma solo aceptan a los ángeles citados en la Biblia oficial: Miguel, Gabriel y Rafael. La Iglesia ortodoxa griega también acepta a Ubriel, a diferencia de otras religiones, el catolicismo cuenta con un registro abundante de iconografía, normalmente aparecen como niños o jóvenes asexuados. En el renacimiento y barroco cobran más protagonismo. Cuando los conquistadores imponen su religión a los nativos de América, estos encuentran sustitutos de sus antiguos dioses en los ángeles, de hecho en el Barroco aparecen en América unos ángeles llamados arcabuceros, aparecen vestidos como soldados con ropas muy lujosas y ademanes propios de la época.


Angeles en el islam

El islam coincide con el cristianismo y judaísmo en la creencia en los ángeles, según la tradición fue el jefe de los ángeles, Yibrail (Gabriel) quien se dirigió a Mahoma en nombre de Alá para rebelarle el Corán. Para el islam los ángeles son seres creados de luz y están al servicio de Dios, realizan tareas como la de introducir el alma en el cuerpo de los recién nacidos, recoger el alma de la persona que muere, hacer de mensajeros divinos, etc.

Los ángeles ni comen ni procrean y no pueden cometer pecado. En el islam hay un ángel caído, Iblis, que se rebeló contra Dios. También se relaciona con la figura de los genios, unos seres hechos de fuego que estaban ya en la mitología preislámica. El islam no establece jerarquías, pero sí hay cuatro principales: Yibril, Azrail, Mikail e Israfil.

*! Yibril (Gabriel): Es el jefe de los ángeles y mensajero.
*! Azrail (Azrael): Es el ángel de la muerte, el que recoge el alma del cuerpo cuando el hombre muerte. No aparece en el Corán.
*! Mikail (Miguel): Es el ángel de la lluvia y el trueno.
*! Israfil (Rafael): Es el ángel encargado de dar la señal de la llegada del Día del Juicio con la trompeta de la verdad.

Otros ángeles que aparecen son Rakib y Athib, registran las buenas y malas acciones humanas. Nakir y Munkar interrogan a la persona que acaba de morir sobre su fe. Radwan es el responsable del paraíso, Malik del infierno. Haruty y Marut son ángeles caídos.


Los siete arcangeles

El prefijo de “arc” denota un rango mayor, el sistema de siete arcángeles, es una vieja tradición recogida en
el libro de Eroc. Los siete arcángeles son: Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Raquel, Zerachiel, Remirel.
La angelología relaciona los arcángeles con los siete cuerpos celestes: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Aparecen también en sistemas de magia ritual.

0 comentarios: