martes, 13 de marzo de 2012

Literatura India (Parte 3)

SIMBOLOGIA
Elefante



El simbolismo de este animal tiene cierta complejidad y asociación de carácter mítico. En su sentido más  amplio y universal, es símbolo de fuerza y de la potencia del lívido. En la India los elefantes son  considerados como cariátides del universo, en sus procesiones son la montura de los reyes. Por su forma redondeada
y grisácea blanquecina se asocia con las nubes, de ahí e pensamiento mágico y mítico de que los elefantes podían producir nubes o la creencia de elefantes alados. La línea elefante-nube-cima monte, establece un eje del universo. Más adelante en la edad media occidental, el elefante será símbolo de la sabiduría y la templanza de la eternidad e incluso de la piedad. En el psicoanálisis se considerará al elefante como el despertar de la lívido.

LUGARES SAGRADOS

 Himalaya: Morada de nieve, aquí e encuentra la morada predilecta de Siva. El monte Kailasa, el mítico monte Meru (ombligo del mundo, y sede de los cielos de Brahma e Indra), la gran cordillera es personificada como esposo de Mena y padre de Darvati. Según otro mito las montañas eran elefantes voladores, hasta que Indra los castigó por su tozudez y les cortó las alas.


Ganges: La más sagrada de las tres diosas de ríos del hinduismo. Junto a Yamuna y Saravati.
Vanaras (Benares): Significa ciudad de la luz. Es la ciudad de Siva, en la que residía en persona. Se cree que resiste a la disolución periódica del universo. Los hindúes creyentes piensan que vivir allí garantiza la liberación y lo consideran el mejor lugar para ser incinerado.



 BUDA
Buda: “el Iluminado”.
Según numerosos relatos, la reina Mahamaya, madre de Buda, soñó que un bochisattva descendía hasta su vientre en forma de elefante blanco, con su loto en la trompa mientras la naturaleza lo celebraba con jubilo. Los sacerdotes interpretaron el sueño como una predicción del nacimiento de un futuro emperador universal o un buda. Nació de forma milagrosa; su madre dio a luz de pie por un costado, agarrada a un árbol. Brahma y los demás dioses recibieron al niño. Criado entre grandes lujos, Gautama fue protegido de todos los aspectos desagradables de la vida, se casó y tuvo un hijo. Un día al pasear en carro por la ciudad descubrió la vejez, la enfermedad y la muerte, así como la serenidad de un asceta vagabundo. Una noche se escapó de su familia y se inicio en la búsqueda de la iluminación. A los siete años, Buda decidió quedarse sentado bajo un árbol, hasta que resolviera el problema del sufrimiento (la actitud contemplativa es propia a todas las culturas y religiones). Los dioses se regocijaron en el cielo, y Mara, dios de la muerte y del deseo, empezó a tentarle con distracciones, al cabo de 49 días, Gautama obtuvo la iluminación, transformándose en un buda, y permaneció otras siete semanas sentado meditando. Brahma le convenció para que predicara y Buda accedió. Llegó a convertir a toda su familia.
El budismo es una filosofía de salvación, en la india la idea sobre Buda se envolvieron en los ropajes de la mitología hindú y los dioses hindúes pasaron a ser actores secundarios, pero con la aparición del cristianismo, los elementos mitológicos volvieron a adquirir gran protagonismo.


0 comentarios: