sábado, 15 de noviembre de 2008

SUPLICANTE ILUSION

En lo profundo, sobre la desnuda carne,
lates en mi ser y vives en la voz de mi cuerpo
danzando al compás de mi sangre
viviendo en el árbol de mi memoria.

Vagas por el palacio de mi corazón
acechando en la mirada callada;
mueves lentamente mi pluma
latiendo al bordo de la ensoñación.

Tu ángel de piel bronceada
ojos de plata y caballo dorado
ignoras el florecimiento de mi pasión,
súbito alumbramiento de antorchas.

Semilla inquebrantable sembrada en el corazón.
Alma soñadora de castillos de arena.
Empeño inalcanzable, desgastaste ilusión
tras figura de luz, sobre la verdad innegable.

Tortura la idea, de inalcanzable ilusión,
catástrofe inaudita, columnas derrocadas,
destierro inminente y silencioso
de la fructífera ciudad del amor.

0 comentarios: