sábado, 15 de noviembre de 2008

TU PARTIDA

Todo se inunda de melancolía
al recodar tu voz, tus ajos zarcos
llenos de umbriíllo tan extraño
que aun recuerdo con gran tristeza.
Esa mirada fue lo último que me dejaste.

No olvidare la noche que me prometiste
que regresarías a mi lado.
Han pasado varios años
y aun te sigo esperando

Recuerdo el fulgor de tu mirada,
el día en que me entregue a ti,
el día que me prometiste
estar para siempre a mi lado.

Te fuiste, para no volver.
Mi vida se lleno de una niebla
que cubrió mis ojos
y no me deja ver más aya de ti.

Esas palabras que me dijiste
la última vez que te vi, aún las recuerdo;
juraste que ni el sol, ni el vigor de las tormentas,
ni el más inmenso vació,
lograrían que me olvides,
ni que me dejases de amar.
Las recuerdo con gran tristeza,
por que esas palabras se perdieron en el silencio
y lo que sentías por mí
se olvido en el viento,
como el sonido en el vació.

Te extraño tanto
que tan sólo me mantiene viva la esperanza
de tus palabras aquella noche
y me aferró a ellas creyendo que son tan reales,
aunque sea sólo un sueño.

JUVENTUD. Para siembre un recuerdo

Los días de juventud hoy recordados,
serán para siempre sólo eso.
Todo aquello que sucedió
en esos días tan vellos.

Cuando reír por un cosa
era alegría ahora ya consumida.
Esos recuerdos de juventud
ahora ya se fueron para no volver
que muy dentro de tu corazón los recuerdas.

Yo aun siendo ya mayor
aun los llevo en mi mente
recordando esos días llenos de alegría
y muy pocas veces de tristeza.
Pero se fueron consumando en el tiempo.
Con tristeza en el corazón
que se fueron para no volver.

En esos días y tiempos
que ahora ya se han extinguido en el pasado
aún los recuerdo con alegría
y con lagrimas en los ojos
y esto que ahora son sólo recuerdos
los llevare para siempre en mi memoria
y no olvidarlos nunca.

SUPLICANTE ILUSION

En lo profundo, sobre la desnuda carne,
lates en mi ser y vives en la voz de mi cuerpo
danzando al compás de mi sangre
viviendo en el árbol de mi memoria.

Vagas por el palacio de mi corazón
acechando en la mirada callada;
mueves lentamente mi pluma
latiendo al bordo de la ensoñación.

Tu ángel de piel bronceada
ojos de plata y caballo dorado
ignoras el florecimiento de mi pasión,
súbito alumbramiento de antorchas.

Semilla inquebrantable sembrada en el corazón.
Alma soñadora de castillos de arena.
Empeño inalcanzable, desgastaste ilusión
tras figura de luz, sobre la verdad innegable.

Tortura la idea, de inalcanzable ilusión,
catástrofe inaudita, columnas derrocadas,
destierro inminente y silencioso
de la fructífera ciudad del amor.

BUSQUEDA

Las olas del mar se oyen,
un rumor que se escucha sin cesar.
A lo lejos las nubes lloran
por no saber donde están

Oh! luna resplandeciente
muéstrame la senda de ka verdad
para poder con tu ayuda
despertar del sueño eterno

Quiera, tu que me vigilas
sin recelo y con tanto esmero
dirígeme hacia tu resplandor
sin perder un solo instante tu atención.

Jamás ángel me desampares con tu claridad,
sigue eclipsando mi porvenir
como hasta ahora lo has hecho
y anhelo eternamente siguieras así.

Sol no abandones tu deber;
sin ti profanare mi recinto
y mi lama se internara
dentro de un retrato de sobra

Cuan más nunca sobresaltara tu imagen
y me veré envuelta dentro de una pesadilla
sin tan sólo una salida.